Sé que Dios puede hacer milagros, y aun resucitar a los muertos. Sin embargo, tengo que admitir que me resulta difícil depender de él cuando estoy atravesando por momentos sombríos. ¿Muestra esto que me falta la fe? La mayoría de nosotros luchamos tratando de no afanarnos por nada, cuando nos sentimos inquietos o asustados por los acontecimientos en nuestra vida.

A veces me siento tan cerca del Señor que estoy consciente de su aprobación sobre mi vida. Pero en otras ocasiones, me parece que él está a millones de kilómetros de mí. ¿Cómo puedo lograr tener una estabilidad en mi vida espiritual, cuando su bendición y su presencia son tan inconstantes?  Su presencia no es inconstante. Es la percepción que usted tiene de él, la que varía.

“Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.

 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu.

Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová”

Salmo 34: 17-19

Add Comment